Lemoshe
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

El Ácido Hialurónico es un glicosaminoglicano (GAG) que se encuentra de forma natural en numerosos tejidos y órganos de nuestro cuerpo como la epidermis, los tejidos conectivos, los cartílagos etc. Está formado principalmente por fibroblastos y queratinocitos que hacen parte del líquido sinovial (encargado de lubricar las cápsulas articulares) y del cartílago articular, razón por la que protagoniza innumerables estudios sobre la sintomatología de ciertas patologías que se asocian al envejecimiento, como la osteoartritis. 

Es una de las sustancias imprescindibles para mantener la elasticidad y belleza de la piel, siendo responsable del relleno que se produce de adentro hacia afuera. Sin embargo, durante el proceso de envejecimiento, disminuye su presencia en el organismo, haciendo que la dermis pierda hidratación, elasticidad y firmeza, y por ende, aparezcan las temidas arruguitas y líneas de expresión.

¿Qué sustancias contribuyen a la disminución de ácido hialurónico?

  • El paso del tiempo
  • Los efectos de la radiación UV
  • Los contaminantes ambientales

Con ello, las células cutáneas comienzan a perder su capacidad de producción. A ello se une el peso molecular de esta sustancia que también disminuye, lo que provoca que ya no conserve el agua como lo hacía antes.

Si bien, su capacidad para atraer y retener agua lo han convertido en uno de los productos estrella de la medicina estética, sus propiedades son fundamentales para:

  • Hidratar los tejidos y en especial la piel
  • Funcionar como antioxidante
  • Promover la lubricación del sistema articular y conectivo
  • Producir una respuesta inflamatoria

Además de ello, esta sustancia aporta los siguientes beneficios a nuestro cuerpo:

Es un complemento alimenticio

Debido a que su producción va disminuyendo con el paso de los años, los cartílagos pueden repararse al consumir una dosis extra que ayude al organismo a su producción. Su perdida, no influye únicamente en la belleza de la piel.

Su capacidad para hidratar es revolucionaria

Su capacidad para hidratar, no tiene límites, debido a que sus moléculas son amantes del agua (hidrofílicas).

Ayuda a la vista

Le proporciona humedad a los ojos, por lo tanto, sirve como amortiguador y protector de factores externos. Además, transporta nutrientes esenciales.

Previene la caída del cabello

Le aporta a la estructura capilar una alta dosis de hidratación, logrando un cabello sano y brillante protegido contra los rayos solares, los factores medioambientales y otras condiciones externas.

Piel radiante

Aproximadamente el 50% del ácido hialurónico del organismo, se encuentra en la piel, de ahí, su importancia para mantener las capas y estructura de la piel junto con el colágeno. 

Reduce la pigmentación de la piel

Otra de sus grandes propiedades es la reducción de la pigmentación, evitando manchas causadas por el sol o el paso de los años.

Mantiene recta la columna vertebral

La capacidad de retención del agua del ácido hialurónico trabaja de forma especial en los discos intervertebrales de la columna, los cuales permiten que el cuerpo sostenga recta la columna y soporte de forma adecuada el peso. 

Mantiene lubricadas las articulaciones

El líquido sinovial que está formado por el ácido hialurónico es el encargado de lubricar las articulaciones, por ello es muy recomendado para personas que padecen de artritis, artrosis y para los deportistas. Facilita el movimiento de las articulaciones, lubricándolas y reduciendo el dolor considerablemente. 

Como lo ves, el ácido hialurónico es una sustancia primordial para mantener y cuidar innumerables zonas del cuerpo. Espera en nuestra próxima entrada, las fuentes naturales de ácido hialurónico así como su aplicación cosmética. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X