Lemoshe
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Como ya hemos visto en nuestra anterior entrada, la producción de ácido hialurónico disminuye progresivamente con el tiempo, a causa de la edad, los efectos de radiación UV y los contaminantes ambientales, entre otros factores.

Una vez que los depósitos de AH comienzan a descender, los síntomas no tardan en alertar que algo no va muy bien en el organismo.

Comienza a sospechar si notas:

  • Piel seca o débil (como consecuencia de la falta de agua)
  • Problemas en el tejido conectivo
  • Aparición de arrugas prematuras
  • Dolor en las articulaciones

Para lograr potencializar la producción de ácido hialurónico, y frenar su disminución en el cuerpo, es ideal que consumas alimentos ricos en esta sustancia. ¡Aquí te dejamos algunos de ellos!

Pollo, pavo y pato: Son los máximos exponentes en lo que a carnes ricas en ácido hialurónico se refiere.

Salmón, sardinas y atún: Son los pescados con mayor contenido en este ácido.

Alimentos ricos en magnesio: Como el brócoli, las espinacas, las coles de Bruselas o las judías verdes.

La gelatina: Es otro alimento indispensable en esta lista que te conviene tener presente. 

Además de los alimentos, muchos de los productos cosméticos que se comercializan en la actualidad, contienen ácido hialurónico obtenido por síntesis. Su función es la de penetrar la piel, mezclarse con el ácido hialurónico natural y promover su producción. Entre las formas más destacadas, se encuentra el AH en cápsulas o cremas.

  • En cápsulas, te permite mantener en óptimo estado la salud articular y ósea, mejorando el aspecto de la piel, las uñas y el cabello.
  • En crema, es ideal para atacar el envejecimiento de la dermis, que comienza manifestándose en el rostro. Así, puedes recuperar un aspecto juvenil. 

Sin embargo, el producto de ácido hialurónico más popular para procedimientos estéticos, es el inyectable, el cual se presenta en forma de gel y se introduce directamente en las zonas a tratar. Existen fundamentalmente dos tipos de este ácido hialurónico:

Reticulado

Se presenta en forma de gel (denso), lo que permite que mantenga la estabilidad durante más tiempo.

No reticulado

Es líquido y conserva su estabilidad durante menos tiempo. 

En la actualidad, el ácido hialurónico inyectable es utilizado para trabajar directamente arrugas y voluminizar en zonas como:

  • Los surcos nasogenianos (los que parten de la nariz hacia los laterales de la boca)
  • Los pliegues peribucales y las comisuras labiales
  • Las líneas de expresión del entrecejo
  • Las patas de gallo en los ojos, y por supuesto, las ojeras
  • Las arrugas de la frente
  • Los pómulos
  • La nariz para lograr perfilada

Los usos en la medicina estética de esta sustancia se convierte día a día en una solución para rejuvenecer y lograr un aspecto natural. Recuerda que su aplicación siempre debe estar en manos de un experto de la medicina estética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X