Lemoshe
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Todas hemos sufrido por la celulitis, esas “masas irregulares” que se acomodan en los muslos, debajo de las nalgas y que no nos permiten tener una piel tonificada. 

Se trata de una enfermedad metabólica que provoca, visualmente, el abultamiento de la piel de forma irregular y con pequeñas depresiones (lo que comúnmente conocemos como “piel de naranja”), estos “bulticos” generalmente se alojan en la parte lateral de los muslos o en las nalgas, y aparecen con mayor frecuencia en mujeres, debido a cambios hormonales como los que trae la pubertad o un embarazo. De acuerdo a algunas investigaciones, entre un 85% y un 98% de las mujeres tendrán celulitis en algún momento de su vida a partir de la adolescencia, en contravía, muy rara vez afecta a los hombres.

Sus causas se atribuyen a una sobreproducción hormonal, que hace que las células adiposas dejen de funcionar correctamente, con ello, no realizan su función de drenaje de manera adecuada, inflamandose, aumentando su tamaño y volviéndose rígidas, interfiriendo así, con la circulación de líquidos. 

Algunas de sus causas más específicas son:

  • Cambios hormonales que se dan de forma natural en la mujer
  • La ingesta de alguna hormona artificial como los estrógenos
  • Un estilo de vida sedentario
  • Una alimentación muy rica en sodio
  • El uso de ropa muy ajustada

La celulitis es exactamente igual a otras acumulaciones de grasa del cuerpo, es grasa subcutánea, lo que quiere decir que está alojada justo debajo de la piel. Sin embargo, según como se muestre la piel, se pueden diferenciar distintos tipos de celulitis:

  • Celulitis dura: El tacto en esta zona es mucho más duro que en el resto de la piel, suele aparecer en mujeres cuya celulitis se encuentra en grado 2 (es decir que la piel de naranja aparece únicamente al comprimir la piel). Los depósitos de grasa acumulada ejercen presión sobre la piel, lo que puede causar dolor y en muchas ocasiones varices y estrías.
  • Celulitis flácida: La zona de la piel es mucho más blanda, se da principalmente en mujeres sedentarias o que han perdido peso de forma súbita. Este tipo de celulitis normalmente no causa dolor.
  • Piel edematosa: Se trata de un caso más grave de celulitis, muy poco frecuente, el cual provoca hinchazones y dolor en la zona afectada.

Para tratar la celulitis, existen innumerables procedimientos estéticos que van desde el uso de geles y cremas con principios activos como silicio orgánico, músculo estriado y oligoelementos, entre otros; la aplicación de masajes, el uso de mesoterapia o incluso tratamientos quirúrgicos. Lo más importante para ver grandes resultados sin gastar mucho dinero es cambiar tu estilo de vida, y acompañarlo con uno de los tratamientos ya mencionados.

Haz más ejercicio

¡Crea la rutina adecuada para ti! El ejercicio es esencial para mantener el tono muscular, te da energía y te ayuda a ver la vida de forma más positiva, especialmente si pasas mucho tiempo en la oficina o frente al televisor.

Para empezar no necesitas mucho, inscríbete en un gimnasio cerca a tu casa, sigue algún ‘youtuber’ fitness, mira algunos videos por internet o baja una app a tu celular.

¿Qué tal una alimentación balanceada?

Para mejorar el aspecto de tu piel, evita consumir frecuentemente ciertos alimentos como el café y el alcohol, bebe grandes cantidades de agua para eliminar toxinas y no olvides comerte tus verduras!

Masajes

La textura de la piel en la parte baja de los glúteos puede mejorar con un masaje periódico. LEMOSHE te recomienda aplicar el gel liposomado reafirmante REALFIR con ácido alfalipóico, silicio orgánico, músculo estriado, oligoelementos y ácido hialurónico que te ayudará a combatir la celulitis y la piel de naranja desde la primera aplicación, además de ello, reafirma y tonifica la piel realzando las nalgas de manera natural.

Con estas sencillas actividades, podrás reducir notablemente el aspecto abultado de tu piel. Si quieres profundizar en los tratamientos estéticos ideales para deshacernos de una vez por todas de esta enfermedad hormonal, espera nuestra próxima entrada que incluirá tanto mesoterapia y aparatología como cirugía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X