Lemoshe
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

¿Has notado en tu cuerpo ese tipo de grasa que no se quita con nada? Lo sabemos, lo has intentado hasta el cansancio, siguiendo rutinas de arduo ejercicio y una alimentación adecuada, pero ¡Esos rollitos sigue ahí! nada funciona. 

Hoy te explicaremos lo que es la grasa localizada y por qué es tan difícil eliminarla.

La grasa localizada se caracteriza por el aumento desproporcionado de células adiposas en la hipodermis (capa más baja de la piel, la cual suele acumular las grasas).

Suele tener más presencia en los muslos, las caderas, los glúteos y el abdomen, sin lugar a duda, es una de las grasas más difíciles de eliminar, sin recurrir a tratamientos estéticos, debido a su resistencia y predilección por permanecer inamovible. 

¿Por qué se produce localizada?

Tranquila, no se trata de un truco de magia que hace que esta grasa se acumule en tu cuerpo. 

Aunque por muchos años se tuvo la idea de que su causa era el aumento de peso general o la obesidad, actualmente, a través de estudios metabólicos y endocrinológicos más profundos, se ha establecido que la adiposidad localizada (también llamada obesidad localizada), se desarrolla por factores totalmente independientes a la obesidad general, que pueden acompañar o no al sobrepeso.

En otros casos, el tejido adiposo se distribuye por todo el organismo, según determine la propia genética. Así es la vida. 

Zonas con más tendencia a tener grasa localizada

Las zonas del cuerpo donde más se localizan estos nódulos de grasa en mujeres, son la cara externa de las piernas, los glúteos, el abdomen y las rodillas, si, las rodillas. En el caso de los hombres, las zonas más frecuentes son abdomen y flancos.

Muchas veces, estos nódulos traen como consecuencia problemas como la celulitis y trastornos circulatorios, que se deben controlar con técnicas y procedimientos médicos. Si se trata de un tipo de grasa localizada generada por el aumento de peso, lo mejor es consultar un especialista y combinar los tratamientos con rutinas de ejercicio. 

¿Cómo tratarla?

Los mejores tratamientos para la grasa localizada son la presoterapia, carboxiterapia, mesoterapia y radiofrecuencia. 

Claramente, todos estos tratamientos requieren de una supervisión médica rigurosa, que incluya por supuesto, la valoración de un profesional médico.

Los resultados varían de acuerdo al tipo de persona que se realiza el procedimiento, ya sea que tenga una adiposidad localizada con sobrepeso o solamente, una adiposidad.

De igual forma, es imperativo resaltar que para un resultado visible y duradero se necesita contar con un tiempo y número de sesiones mínimas, dieta adecuada y mantenimiento. 

En nuestra próxima entrada, te daremos a conocer algunos consejos para reducir la grasa localizada con dieta y ejercicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X