Lemoshe
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Y es que cuando hablamos de cualquier zona del cuerpo, lo decimos en serio. 

Los Hilos Tensores se han convertido en una alternativa estética con excelentes resultados, que no requiere la visita a un quirófano, no produce dolor excesivo y tampoco una incapacidad (pero sí ciertos cuidados).

Generalmente, estos Hilos se producen con polidioxanoxa o PDO, (material reabsorbible que garantiza plena compatibilidad con el paciente. Tradicionalmente se utiliza sobre todo en cirugía cardíaca, pues entre sus propiedades, ayuda a la cohesión de las células), los cuales son introducidos a nivel de la dermis con el objetivo de crear un efecto lifting sin cirugía y sin anestesia local. 

Su función se centra en eliminar o reducir la flacidez, actuando desde el interior de la piel para conseguir rejuvenecer su aspecto, en zonas como los muslos, los brazos y los glúteos.

Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo, con resultados inmediatos y prolongados. 

¿Dónde se pueden aplicar?

Sin duda alguna, tanto hombres como mujeres, buscamos mantener nuestra juventud a lo largo de los años, la aparición de las primeras arruguitas, la temida flacidez y las líneas de expresión, son para nosotros señales de alarma que “nos indican que ya estamos envejeciendo”.

No obstante, tratamientos como los Hilos PDO nos dan la posibilidad de mejorar nuestro aspecto, y por supuesto, levantar la autoestima. 

Los Hilos PDO funcionan a la perfección en las siguientes zonas:

A nivel facial

  • Cejas (para elevación)
  • Arrugas en los ojos (patas de gallo)
  • Ojeras
  • Ovalo facial
  • Pómulos
  • Nariz (rinomodelación)
  • Labios
  • Papada
  • Cuello
  • Escote

A nivel corporal

  • Cara interna de los brazos
  • Cara interna de los muslos
  • Glúteos
  • Pecho
  • Abdomen
  • Rodillas
  • Zona íntima (en caso de las mujeres)

¿Cuáles son sus ventajas?

El tiempo es uno de los factores más positivos, en relación con los Hilos PDO. El tratamiento suele ser muy rápido, con sesiones entre 30 y 60 minutos. 

El paciente puede reincorporarse a su rutina de manera inmediata, además el efecto de los Hilos PDO es prolongado (para saber más de los hilos marca CARA haz clic aquí)

Los Hilos PDO son altamente compatibles con el organismo humano, lo que hace que se reduzcan las  alergias o visibles rechazos del producto. Son imperceptibles una vez puestos y indetectables al tacto.

Además, se pueden combinar con otros tratamientos como el ácido hialurónico, la mesoterapia y cierto tipo de aparatología. 

¿Algunas recomendaciones?

Como para cualquier tratamiento, existen una serie de recomendaciones a la hora de practicarse este procedimiento estético

  1. Es imprescindible realizar un diagnóstico preciso que dependerá de el concepto de un profesional de la medicina estética
  2. Los Hilos PDO son reabsorbidos por el organismo de forma natural, luego de 6 a 18 meses. Por este período, se produce actividad de regeneración en los fibroblastos y las células encargadas de producir el colágeno y elastina, por lo que el efecto de tensado se va prolongando.
  3. Es recomendable aplicar una anestesia local, antes de iniciar el procedimiento, en muchos casos, son utilizadas las cremas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X